Hoy vengo con una explosión de color, amarillo en abundancia, el color del sol y del verano, muy acorde al calor que nos acompaña en este mes de Septiembre. Este vestido es de mis favoritos, de esos tesoritos que guardas en ese espacio especial del vestidor junto con las prendas que más aprecias. Aún recuerdo mi cara cuando me tropecé con el, me pareció tan especial y delicado, que no dudé un segundo en hacerlo mío.

Está confeccionado en mikado de seda, con su escote palabra de honor, y su can can en la falda para darle el volumen que necesita. Algo que me encanta de este vestido son sus bolsillos, me parecen elegantes hasta el extremo, dando ese toque desenfadado a la prenda, y rompiendo a la vez su línea de extrema perfección. Para no quitarle protagonismo ninguno, añadí sandalias y clutch en dorado, muy en la línea cromática para con ello seguir dando protagonismo al amarillo tan especial que tiene.

Como muchas sabrán, me identifico muchísimo con este estilo, el lady, creo que está medido y calzado a mi personalidad, es adorable!!! En un principio pensé recogerme el pelo para hacer el look más sofisticado, pero el contraste urbano de la melena bob, me resultó un duo muy acertado. El escote corazón, eleva este vestido a los niveles más altos del romanticismo y la sensualidad, así como sus tablas marcadas, las cuales evocan a una inspiración retro perfecta, enfocada en el glamour del “old Hollywood“.

Para mi está inspirado en un Dior de los años 50, un vestido para causar impacto y sentirse la reina del baile…. Os dejo con el shooting de este outfit, explosión de color y energía para arrancar un Lunes con fuerza, además de una buena manera de ir engalanando el final del verano, que como todos los años, nos regala un caluroso mes de Septiembre para dar luego entrada al entretiempo…, que ganas tengo…, y vosotros???

Vestido / Coosy
Sandalias / Zara
Clutch / Blanco
Joyería / Tous
Labial / Chanel
Manicura y pedicura / OPI Semipermanente (Tu Espacio)

Tags: