Cuanto tiempo hace que no me pasaba por aquí, que ganas tenía ya de darle de nuevo al teclado y conversar un rato con todos vosotros, pero las circunstancias de la vida en muchas ocasiones giran, y las prioridades, de repente, varían. En mi caso para bien, con sorpresas muy agradables y muy inesperadas también…. 😉

Y aquí comienzo a contaros……. Noticia que muchos imaginaréis y a otros os cogerá desprevenidos, y es que Carlos y yo estamos EMBARAZADOS Pues si, como lo leéis, ya estamos de tres meses y medio nada más y nada menos. Teníamos clarísimo que, hasta que no pasase el primer trimestre con la certeza de que todo fuese sobre ruedas y la salud del bebé estuviese asegurada, no pensábamos comentar nada. Aún estamos bastante impactados, ya que esto ha llegado demasiado rápido, sin tiempo previo a poder asumir nada, y con ese factor sorpresa que aún nos dura en el cuerpo. En Septiembre del año pasado, sin meditarlo demasiado, hablándolo ya de una manera más seria y estable, y pensando en lo que una podría tardar en quedarse embarazada, decidimos intentarlo con paciencia, esperando a que ocurriese en un periodo entre seis meses o un año, ya que según los expertos, es la temporalidad normal para quedarse, teniendo en cuenta que una ya no tiene 20 años, más todos los años en los que se han puesto medios para no ser madre. Asustada en parte por todo lo que se escucha, más la cantidad de mujeres que tienen que acudir a los tratamientos para conseguir este objetivo, estaba casi convencida de que tardaría en quedarme y así, de paso, ganabamos tiempo para ir asumiéndolo y poder llevar a cabo los cambios necesarios, ya que nunca ha sido para nosotros una decisión clara o excesivamente deseada, sino algo que en algún momento tendría que suceder, pero de una más lejana. Sin embargo, la vida tenía otros planes diferentes para con nosotros, por lo que mes y medio después de hablarlo, ya estábamos embarazados!!!!. Pensé que me caía al suelo cuando vi el resultado del test de embarazo, no entendía como aquello me estaba pasando a mi y de una manera tan rápida. El test decía de ya estaba de más de tres semanas, por lo que la llamada al ginecólogo vino enseguida, y efectivamente, aquello era cierto y ya estábamos en el camino.

Hasta el momento, he tenido un maravilloso embarazo, todavía no se lo que un vómito o una náusea, tampoco un mal día o el tener que parar mi vida. Los únicos síntomas que noto son, un hambre descomunal que me tiene comiendo como si no hubiese un mañana, y más cansancio por las noches, lo que me viene de maravilla para tener día a día una calidad de sueño reparador magnífico. Hasta el momento, mi vida sigue exactamente igual, con mi rutina y mi trabajo a tope, pero sumada a esta nueva y magnífica ilusión que nos acompaña día a día. No se imaginan lo difícil que ha sido callarse, ya que lo que te nace es poder gritarlo a los cuatro vientos, pero preferí ser cauta y aguantar hasta que llegase el momento adecuado.

Nuestras vidas giran por minutos, todo son cambios inmensos que vienen acompañados de muchísima ilusión, coches diferentes, casa nueva, horarios adaptados, giros en los trabajos, compras distintas a las de costumbre, metas futuras, planes que nacen en segundos y sin demora….. Sin duda alguna, la etapa más intensa y placentera de mi vida. Bien es cierto que a nuestro círculo más cercano de familia y amigos íntimos, les habíamos contado algo, pero eran muy poquitas las personas que lo sabían, y como hasta hoy mismo, he podido disimularlo de maravilla, nos ha resultado fácil. Ya me veo más barrigona, y algunos pantalones ya se despiden de momento, pero no se imaginan las ganas que tiene una de que esto se note, al menos yo, también porque es mi manera de poder sentir que esto está ocurriendo de verdad, ya que, como les dije antes, no tengo casi ningún síntoma que me indique que esto esté pasando. Ni en mis mejores sueños me esperé tener un embarazo tan maravilloso, Estaba casi convencida de que pasaría por las famosas náuseas y demás síntomas que casi todas describen, pero este angelito que llevo dentro no tiene intención, de momento, de molestar a nadie 🙂

El punto culmen me llegó la tarde del 14 de Febrero, día de San Valentín, cuando me llama el genetista para decirme que las pruebas han salido de maravilla, descartando posibles síndromes y anomalías, y asegurándome que este bebé viene fuerte como un toro. Como colofón final a su conversación, me pregunta si queremos saber el sexo del bebé, y sin dudarlo dos veces le dije que si……… ♥♥♥¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ES UNA NIÑA!!!!!!!!!♥♥♥

Menuda ilusión tan grande, ya que yo lo deseaba desde el primer minuto, que viniese bien y que fuese niña. Tanto Carlos como yo así queríamos que sucediera, y así está ocurriendo. Os puedo asegurar que el día de San Valentín, el cual hasta el momento no había tenido significado alguno para mi, pasará a ser otra fecha más en el calendario especial para recordar y celebrar  para siempre.

Como ven y pueden imaginar, este ha sido y sigue siendo el motivo de este punto y coma en mi blog, el cual no se que rumbo cogerá en el futuro, ya que de momento, esta chiquitina que no para de moverse como una ratita inquieta en las ecografías, nos abarca todo nuestro tiempo y ganas. El lío ya está más que montado con los cientos de cambios que estamos preparando, los cuales espero entren a tiempo antes de la llegada de nuestra pequeña. Y si, ya sabemos su nombre, pero preferimos reservarlo hasta más adelante 😉

Gracias por compartir este momento con nosotros. Estamos felices y entusiasmados, que experiencia tan bonita y mágica. Esta niña llega en el momento perfecto para nosotros, justo cuando decidimos y quisimos, regalándonos un embarazo precioso, el cual estoy disfrutando como una enana. Ya iré colgando fotos en mis redes y contándoles como va resultando esta experiencia con todo lo que conlleva. Últimamente ya no miro tantas páginas o revistas de moda, ya que éstas están más compartidas a su vez con revistas de bebés y decoración de casas. Parece que la moda ha pasado a un segundo plano, aunque ya que estamos, decir que la ropa de premamá deja bastante que desear, por lo que ya me va tocando ser creativa con el oversized, los vestidos en cortes y los pantalones elásticos a la cintura. Lo único que he comprado de premamá hasta el momento, son dos pantalones con punto elástico en la barriga, y creo que va a ser lo último, ya que para buscar dos que me gustasen, no vean lo que me costó.

Bueno, esta aventura marcha, así que a disfrutarla a tope y vivir cada día como hasta el momento, como una fiesta constante, así me está resultando y así os lo cuento. Gracias por estar ahí. Les dejo con un par de fotos para que puedan poner cara al momento 😉 ……. Se les quiere!!!!!!!!!!!!!